LUIS ALBERTO REINOSO
Funes – Santa Fe - Argentina


1. ¿Quién es Luis Alberto Reinoso?
LUIS ALBERTO REINOSO, nacido en la ciudad de Rosario, es un abogado fuera de lo común, ya que es aficionado a la astronomía, parapsicología y al estudio de pinturas rupestres. Desde 1965 comenzó a buscar respuestas al enigmático Fenómeno Ovni. Incansable viajero a lugares insólitos, recorrió muchos lugares de Argentina y también de otros países del mundo, tales como Perú, México, EEUU.(Roswell, Nuevo México), Stonehenge, Inglaterra, parte de Europa, siempre con el objetivo de encontrar una huella o pieza para armar ese rompecabezas mundial llamado Fenómeno Ovni. Es autor de dos libros sobre el tema: “Tras las huellas de los Ovnis”, donde sintetiza sus propias investigaciones y análisis, publicado en 1988; el segundo titulado “Nuevo Orden Mundial, Globalización y Fenómeno Ovni”. Publicado en el 2005, trata como se utiliza al Fenómeno Ovni como pantalla para ocultar otros intereses muy mundanos. En preparación tiene un tercer libro que será publicado en el 2017. El 3 de julio de 1965 fundó el Grupo de investigación EDOVNI (Estudio de los OVNIS), y en 1978 fue co-fundador de FAECE (Federación Argentina de Estudios de la Ciencia Extraterrestre); fue su presidente en el periodo 1991-94; brinda conferencias sobre los temas que viene investigando a nivel nacional como internacional.

2. ¿Cómo se auto define?
Como un investigador de lo insólito, pero con un criterio objetivo y serio, utilizando un protocolo para la investigación. Considero que estos temas son para INVESTIGARLOS, y no para tomarlo como CREENCIAS. Digo que mis publicaciones aparecen cada 10 años aproximadamente, ya que son el fruto de mis propias investigaciones. No soy un autor de ciencia ficción. Si bien, la temática en estudio raya en lo paranormal, en el limite de la ciencia ortodoxa.

3. ¿Cuándo y porqué comenzó el camino investigativo?
Siempre me gusto el tema de la Astronomía, recuerdo que tenia 10 años, y ya estudiaba todo lo que tuviera que ver con el espacio extraterrestre. A partir del año 1964, tuve un telescopio, y en el año 1965, organiza el grupo de investigación EDOVNI (Estudio de los Ovnis), que funciona en la actualidad. La organización se ha mantenido desde 1965 hasta ahora, y nuestro compromiso fue analizar con la mayor seriedad el fenómeno ovni. Desde el inicio tomamos a nuestro cargo la INVESTIGACION, ESTUDIO, ARCHIVO y DIFUSION, del problema planteado por las reiteradas observaciones de extraños objetos espaciales que no han podido ser identificados y se agrupan bajo la denominación OVNI.
Desde un principio me gustaba la idea de la existencia de seres de otros mundos, de otras dimensiones, del futuro, de la tierra hueca, de una civilización más avanzada y que compartimos el planeta Tierra. Ellos estarían en bases, en las profundidades del mar o en algún lugar desconocido de la tierra. Esta idea y la de un posible contacto con ellos me llevo a indagar, a investigar todo lo que esto significa. Bucie en nuestra propia historia, nuestros orígenes como civilización, etc. etc. Por eso digo que estudiar el fenómeno ovni, estudiar todo lo relacionado con la vida extraterrestre, creer en la posibilidad de la pluralidad de mundos habitados, no es un fin en si mismo sino un medio para llegar a comprender mejor el mundo que nos rodea, el micro y macro Cosmos, y lo fundamental llegar a conocernos a nosotros mismos.

4. ¿Qué fue lo mejor y lo peor que la investigación le ha dado?
Lo mejor es haber recorrido medio planeta en busca siempre de una respuesta a los interrogantes que planteaba el fenómeno en estudio. La posibilidad de viajar, y nos basamos en un libro de Erich Von Daniken , “Recuerdo del Futuro”, donde menciona una serie de sitios en el mundo como Isla de Pascua, Perú, México, etc. La posibilidad de estar en esos lugares señalados por Daniken, donde según él existían huellas de la presencia extraterrestre. Logramos llegar a esos lugares: Palenque, Machu Pichu, Nazca, Isla de Pascua, Puerto Rico. Todo lo investigado y aprehendido en esos lugares está desarrollado en el libro “Tras las huellas de los Ovnis”. Cada lugar visitado fue rico en experiencias y anécdotas. La visita a Roswell, en Nuevo México, EEUU, y últimamente a Stonehenge, Inglaterra para estudiar e investigar los crop circles, fue lo máximo, y estos iconos de la investigación serán dos capítulos de mi próximo libro. Creo que no puedo decir nada al respecto, sobre lo “peor”; al contrario, este “despertar de conciencia” que me hizo estudiar muchas disciplinas me ayudo a comprender mucho más, me lleno de satisfacciones. Y debo decirlo que este camino de 52 años en el tema me ha dado muchos amigos, muchos colegas, y he podido conocer personalmente a muchos “grandes de la ufología” como Antonio Rivera, Jacques Vallee, Fabio Zerpa, Padre Reyna, Prof. Ricardo Frondizi, Dr. Allen Hynek, Station Fridman, entre otros.

5. ¿Cuál es la investigación que más valora?
No seria una sola hay varias: la primera investigación que realice a los 14 años edad, fue en la localidad de La Criolla, era el año 1968. El 10 de agosto de ese año, el testigo, Ángel Peirotti nos manifestaba que cuando se encontraba escuchando un programa de radio, el aparato hizo una fuerte descarga y un fuerte resplandor ilumino la casa. Salió al patio y vio un objeto de vivos colores. Le apunto con una pistola que tenía en su poder y cuando quiso dispararle, el artefacto cambio de color en su parte media, mientras que el testigo quedaba inmovilizado. Momento después el objeto se elevo a una velocidad vertiginosa. La forma del OVNI era ovalada, con dos especies de cúpulas en la parte inferior y superior, dichas torres eran de color rojo. En su parte media presentaba una franja luminosa de color blanco. Las huellas dejadas por el ovni eran circulares, mientras que las marcas dejadas por las patas o trípode eran triangulares. Pocos días después hubo otro incidente en la misma estancia donde se halló un círculo de pasto quemado en una banda de 30cm, delimitando un círculo de 3 metros de diámetro. Un testigo durante varios minutos diviso un objeto de 20 metros de diámetros que no hizo ruido alguno y presentaba coloraciones que iban del rojo al violeta.
Otras investigaciones que rescato son las realizadas en Isla de Pascuas, fue la Primer Expedición Rosarina a Isla de Pascuas, realizada conjuntamente con el Dr. Néstor Berlanda, Guillermo Aldunati, en el año 1986. Basamos el recorrido en un libro del aventurero noruego Thor Heyerdhal denominado “Aku, Aku”, Y la sorpresa nuestra fue cuando estábamos embarcando de Santiago a las Islas, estaba Thor Heyerhal, que viajaba también a la isla después de 30 años que no regreso, junto a el viajaba un arqueólogo chileno Gonzalo Figueroa. Pudimos compartir las investigaciones que Heyerdhal, realizo en la Isla de Pascua. Fue toda una experiencia. Otra investigación fue recorrer la tumba del Astronauta de Palenque, en México. Y desde el punto de vista de la investigación ovni, les puedo citar el caso del Dique La Florida, en San Luis, donde fuimos a los 11 días de haber ocurrido, fue en el mes de febrero de 1978, y hablamos con los dos principales testigos: Manuel Álvarez y Pedro Sosa, ambos de 32 años de edad, que fueron entrevistados por separado. El caso fue muy conocido, ocurrió el 11 de febrero de 1978, en el Dique La Florida, a 32 km de la ciudad de San Luis, apareció un objeto con forma de plato volador, que ilumino el lugar como si fuera de día. Seis pescadores vieron como el aparato, de 18 o 20 metros de diámetro, estaba suspendido a unos tres metros del suelo sin hacer ruido de ninguna clase. Por la parte de abajo brotaba una gran haz de luz blanca, semejante a la de los tubos fluorescentes. Todo el resto del gran plato era metálico y de un color gris plomizo. Desciende a unos doce o trece metros de ellos y del vientre o parte baja se abre una escotilla, baja una escalerilla sin pasamanos y sale un ser atlético de dos metros de altura, vestido con un traje plateado, enterizo, que le cubría el cuerpo desde el cuello hasta los pies, sin botones, ni cinto, ni calzado. Abre los brazos, extiende las palmas cubiertas con guantes plateados hacia ellos, sonríe a los pescadores y se va. En la cabeza pudieron ver algo como una escafandra o protector de cristal trasparente, que dejaba ver perfectamente todo su rostro. Álvarez me dijo “Era un ser de cara igual un ser humano. Sus dientes resplandecieron cuando nos sonrió y pudimos ver muy bien sus cabellos rubios plateaos cortos y peinados, sin raya alguna”. Los testigos afirmaron que el tripulante observado se movía con gran facilidad, como una persona normal. Para mi fue un caso muy interesante porque hubo un dictamen el laboratorio científico de la policía de la provincia de San Luis que corroboro las huellas dejada por el ser, de 30 cm de largo por 17 cm de ancho.
Otro caso que valoro es el ocurrido el 21 de junio de 1980 el Caso Ángel Germán Morassi, sucedido en la localidad de Arequito, provincia de Santa Fe, cuando a las cuatro de la madrugada estaba arando un campo arriba de su tractor, cuando aparece una luz que ilumina todo el lugar como si fuera de día. La intensa iluminación lo quema y le produce quemaduras y lesiones de primer grado. El caso tiene repercusión periodística y actúa un juez correccional de oficio, el Dr. Ernesto Giacomini, quien ordena a la policía y al médico forense que determinen la gravedad de las lesiones. Se constata que Morassi tenia una quemadura de primer grado en la espalda, de color rojo con edemas de un diez centímetros de diámetros y que la víctima presentaba un cuadro de hipertensión arterial, angustia, tensión nerviosa, nauseas y síntomas de gastrointestinales y perdida de la visión del ojo izquierdo. El Juez abre una causa en el Juzgado Correccional de la Cuarta Nominación de los Tribunales provinciales de la ciudad de Rosario. Y lo caratula: “Lesiones culposas, imputado NN/presunto ovni”. Este caso me dio pie a formular todo un trabajo que titule “El Fenómeno Ovni y sus posibles implicancias legales”, que es el capitulo VII de mi libro “Tras las huellas de los ovni”, pag.161 a 173.
El fenómeno Ovni entro en una esfera judicial y de legalidad, y de un cierto reconocimiento por parte de las autoridades del Estado. En el año 1998, se produce en Rosario otro caso muy interesante, el Caso Esfren Godoy, una persona no vidente, que relata una abducción, el día 22 de octubre a las 13.45 hs sale de su domicilio y se dirige a una peluquería de su hija. Pierde el conocimiento y luego se despierta en otro lugar, es en cercanía de la laguna del Pescado, en Entre Ríos. Luego relata que estuvo en una especie de camilla, y que le hicieron toda una revisación medica y que le extrajeron “germen de vida”. En esta oportunidad investigamos muy bien este caso y estando de acuerdo con el testigo, presentamos una denuncia penal ante una Fiscalía penal, donde caratulamos la denuncia basándonos en el art.141 del Código Penal porque consideramos en base a los hechos que se había cometido el delito de privación ilegitima de la libertad. Fue la vez primera que en los Tribunales Provinciales de la ciudad de Rosario, se presentaba una denuncia de estas características. Independientemente de que el caso fue real o inventado por el testigo, el hecho de presentarlos ante la Justicia, fue por primera vez que un caso de abducción entraba en la esfera judicial. Durante estos años transcurridos tengo que mencionar que realizamos una re investigación de 67 casos de ovnis de 1965 a 1974; y 22 casos de 1975 a 1980. Donde llegamos a conclusiones donde tuvimos en cuenta las características mas relevante del fenómeno ovni analizados, por ejemplo: forma, tamaño, color y luminosidad, sonido, voces, desplazamiento y modo de operar; cantidad de objetos; tiempo de las observaciones; haces luminosos, los efectos que acompañaron a la observación, sobre las persona, los animales, las cosas. Y sobre la tipología de las observaciones. Épocas de las observaciones (oleadas); distribución geográfica, distribución horaria, y un capitulo especial para los testigos.

6. ¿Qué no puede faltar en su investigación?
Considero que en toda investigación debe prevalecer la objetividad, y el respeto hacia la persona del testigo. Saber escucharlo, dejar que el se explaye en su testimonio. No querer demostrarle que uno sabe todo, y cometer el error de querer completar su testimonio con argumentos que el investigador conoce de antemano. Y lo que se logra es inducirlo a agregar elementos que en su propia experiencia no ha ocurrido. Es importante trabajar con un equipo de profesionales interdisciplinarios. Tener un protocolo de investigación, reconocer las limitaciones que cada uno de nosotros tenemos. Por ejemplo, personalmente me ocupo de recoger el testimonio del testigo, analizar todo lo que se refiere al aspecto físico o las consecuencias del fenómeno Ovni o paranormal que influyen en las personas, en el suelo, cuando hay una huella o evidencia física. Cuando se logra una fotografía, poder analizarlas con profesionales de la materia, que sean ellos que dictamine, la veracidad o autenticidad de la misma. Cuando analizamos el aspecto psicológico del testigo, su perfil o personalidad, ya tenemos que recurrir a profesionales de la salud mental, que se encargan de indagar sobre su psiquis, y ellos son responsables de dictaminar si el testigo tiene algún rasgo o patología. Ellos serán quienes realizaran una relajación profunda que no es la hipnosis regresiva. En definitiva se debe aplicar los métodos ortodoxos para una buena investigación, y los nuevos métodos de investigación que comprende la psicología transpersonal, pero todo esto estando a cargo de profesionales de la salud mental.
Es lo que planteaba el Dr. John Mack, cuando nos hablaba de las Terapias Alternativas, las investigaciones de la conciencia humana y la aplicación del método holotropico de respiración de Grof quien determina diez formas de emergencia espiritual (crisis chamanica, el despertar del kundalini, episodios de conciencia unitiva, renovación psicológica por el retorno al centro, la crisis de la apertura psíquica, experiencias de las vidas pasadas, canalización, experiencias cercanas a la muerte, experiencias de encuentros cercanos con ovnis y estados de posesión ).

7. ¿Qué espera conseguir en su camino investigativo?
Esta pregunta esta ligada a varios aspectos. Y es el paso del tiempo que a uno lo lleva a madurar o a quedarse en el medio del camino. Uno llega a viejo sabio o viejo cabron., decía mi padre. Cuando uno era joven, y hablando desde el punto de vista de lo que uno buscaba con estos temas, era poder llegar a la verdad del fenómeno Ovni, y cual era la verdad, era por lo menos para mi, tener la posibilidad de un “encuentro cercano” con estas supuestas entidades, provengan de donde provengan. Siempre dije que creer en los ovnis con procedencia ET, era un problema de convicción psicológica y no de evidencia científica, y que este tema es un tema de Investigación y no de creencias. En un artículo aparte desarrollo esta postura, y al cual remito para mayor ampliación del concepto. Pero no me quiero ir por las ramas, lo que espero conseguir o que a esta altura de mi vida, he logrado, es poder ampliar mis conocimientos en todos los aspectos (culturales, filosóficos, políticos, espirituales, etc.). Y tomar posición ante la realidad que a cada uno de nosotros le toca vivir. Lo importante es estar conforme con uno mismo y la buena relación con el otro. Aprendí a respetar la opinión del otro, buscar la unidad en la diversidad; poder siempre ocuparme en el objetivo de investigar el tema en cuestión, y nunca fijarme en el otro investigador, que hacia o dejaba de hacer. Creo que eso me lleva a no perder tiempo, en peleas inútiles y avanzar. Tanto en las investigaciones como en las relaciones entre otros investigadores. Donde muchas veces prevalecen los egos, las envidias, los recelos, etc. pero es lo que hay. Mi próximo libro tal vez se titulara: “EDOVNI (ESTUDIO DE LOS OVNIS- 1965- 2017. PUNTO FINAL”. Sera la culminación de 53 años de estudios y análisis de un Fenómeno OVNI, tal vez en ese libro responderé con trabajo y dedicación a la presente pregunta.

8. ¿Qué es lo que nunca haría?
Estoy respondiendo a esta pregunta en la parte final de la que antecede.(…y nunca fijarme en el otro …).

9. ¿A quien o quienes siente que debe decir ¡gracias!?
En primer lugar a mis padres, Margarita y Luis, quienes me apoyaron desde chico en este camino de búsqueda de lo insólito. Cuando tenia once años de edad la maestra Susana, mando a llamar a mi madre para decirle que me hiciera tratar con un psicólogo, porque en la clase hablaba de extraterrestres. Ella la escucho pero hizo todo lo contrario, mis padres me compraron un telescopio y me dejaban cartearme con organizaciones ufologías de todo el mundo. Cada quince días o cada mes recibía cartas de todos los grupos de investigación de europa, y de los EEUU.
Hoy en día todavía mantengo relación con la maestra, y ella que cuando la veo me dice: “Luis Alberto, no hiciste otro libro sobre ovnis”.
A otro persona que debería darles las gracias es al recordado y trágicamente desaparecido Profesor Ricardo Frondizi (asesinado por la Triple A), yo tenia 11 años de edad, y manteníamos una relación epistolar, el me enseño que debía tener objetividad en mis investigaciones futuras. Y me enviaba casos para analizar. Y recuerdo que me dijo en una oportunidad, “Reinoso, la cabeza no sirve únicamente para llevar un sombrero, sirve para PENSAR”. Y esta frase me quedo grabada para siempre. Y por ultimo, a todos los colegas en la investigación que he conocido en estos 52 años en el tema ovni y que hemos compartidos experiencias, congresos, investigaciones de campo, etc. no quiero nombrar algunos porque seguramente me voy a olvidar de muchos. Gracias a todos.

10. ¿Si le concediesen el deseo de una respuesta, cual quisiera conocer?
Seria conocer la verdadera naturaleza del fenómeno en estudio.

11. ¿Cuál sería su mensaje para los noveles investigadores?
Decirle que no pierdan la objetividad y la seriedad en las investigaciones. Que a veces el fenómeno se vuelve o es incomprensible. Que analicen todo, que respeten al testigo. Que aprendan un método de investigación, que usen un protocolo para cada ocasión. Que se rodeen de profesionales y mejor si estos profesionales son afines a los temas. Que conserven una mente abierta, que no descarten nada, que muchas veces por prejuicios uno rechaza de antemano un caso por más loco que se presente. Que respeten al público en general, que no vendan humo. Que no se engañen así mismo. Que nunca pierdan el objetivo que es la investigación del fenómeno en si y no se distraiga en ver que hace el otro investigador, para criticarlos o denostarlos. Que usen internet como una herramienta más, pero que prevalezcan las investigaciones de campo. La ovnilogia nacional se vería beneficiada y se avanzaría en conocer muchas respuestas a los interrogantes que plantea el fenómeno OVNI y de otros fenómenos paranormales.

12. ¿Qué le gustaría que dijese su epitafio?
‘Vivió en búsqueda de sueños y utopías. Y encontró lo que buscaba: “conocerse a sí mismo”.

Reportaje realizado por Raúl Avellaneda para Enigmas (www.enigmas.com.ar)

 

© 2015 - Raúl Avellaneda - Derechos Reservados